Imagen Portada

Imagen Portada

miércoles, 5 de julio de 2017

Ana Torralva: Teoría y juego del duende


Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena (MURAM)
Palacio de Aguirre. Plaza de la Merced 15-16
Cartagena - MURCIA
Del 30 de junio al 5 de noviembre de 2017


La fotógrafa Ana Torralva presenta Teoría y juego del duende en el Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena, desde el 30 de junio al 5 de noviembre. Comisariada por la propia autora junto a Juan García Sandoval (director del MURAM), se trata de una muestra antológica del trabajo de la fotógrafa gaditana, compuesta por una cuidada selección 65 instantáneas en blanco y negro con retratos de grandes figuras del baile, el cante y el toque flamencos -algunas de las cuales se muestran por primera vez en público-, en varias de las cuales la autora introduce la fragmentación, con imágenes divididas en secuencias de pies, manos, zapateado, cintura...

Como si de una cantaora se tratara, en Teoría y juego del duende Ana nos muestra con gestos y retratos, los sentires que inundan su gran fascinación por el arte jondo. Atracción que le ha llevado a fotografiar a los grandes del flamenco, entre otros a Camarón, El Cigala, Paco de Lucía, Enrique Morente, Remedios Amaya, Carmen Linares o María Pagés, entre otros muchos.


Es el destilado de más de veinte años de trabajo que tienen un preciso hilo conductor: la indagación a través de la fotografía sobre la génesis de la emoción en el arte, sobre el duende en el flamenco. Magia y reflexión se unen en sus imágenes, en las que destaca la búsqueda psicológica de la persona.

En este trabajo, Ana Torralva afirma que utiliza “las secuencias o la fragmentación en la fotografía como un proceso de conceptualización de la imagen, que provoca otra mirada. Acerca al publico al detalle, a la esencia… y, en este caso, al flamenco."

Son imágenes que hablan. Cada una constituye una narración poética y con una aparente sencillez surge el carácter psicológico de personalidades del flamenco, consiguiendo plasmar secuencias y rasgos inesperados, en los rostros. Son instantáneas en blanco y negro, realizadas en el espacio particular, en el domicilio o lugar de ensayo del retratado, fruto de sesiones y de actuaciones realizadas para Ana, en las que se establece un juego de seducción, de complicidad: se busca la magia.




Acompañan a la exposición sendos vídeos -El encuentro. Familia Fernández (20´) y Belén Maya y lo Femenino en el baile (21´)-, con idea original de Ana Torralva y realización de Francisco Cuéllar Santiago.

Asimismo se ha editado un catálogo bilingüe (español-inglés), que incluye textos de Javier Celdrán Lorente, Alfonso de la Torre, Olga Rodríguez Pomares y Juan García Sandoval.

miércoles, 28 de junio de 2017

MIGUEL TRILLO Y ALLAN KAPROW EN CA2M



CA2M CENTRO DE ARTE DOS DE MAYO
Avda. de la Constitución, 23 (Mostoles) MADRID
Del 30 de Junio al 22 de Octubre


© Miguel Trillo. Londres, 100 Club (Fotocopias) 

El próximo jueves 29 de junio, será la inauguración de las dos nuevas exposiciones del CA2M: "Miguel Trillo. Doble exposición" y "Allan Kaprow. Comfort Zones. Junio 1975", que junto con la muestra "Espacio P. 1981 – 1997", suponen una completa revisión del arte madrileño de los años 80 y 90. La exposición podrá visitarse hasta el 22 de Octubre.

"Miguel Trillo. Doble exposición" revisita las dos primeras muestras individuales del artista: "Pop Purrí. Dos años de música pop en Madrid", en la Galería Ovidio (1982), y "Fotocopias. Madrid-London", en la Sala Amadís (1983). El proyecto pretende reflexionar acerca de los displays que Trillo utilizó para mostrar sus trabajos, alejados de los modos más convencionales en que la fotografía se exponía en los escasos espacios que le daban cobijo a principios de los años ochenta.


© Miguel Trillo. Jaime (Gabinete Caligari) Pop Purrí

© Miguel Trillo. Olvido (Alaska y Los Pegamoides) Pop Purrí

 © Miguel Trillo. Juan Ignacio (Los Elegantes) Pop Purrí

© Miguel Trillo. Santiago (Radio Futura) Pop Purrí

La obra de Trillo emergió en un momento clave para el desarrollo de una nueva cultura fotográfica en Madrid, en unos años en que puede rastrearse una interesante dialéctica entre dos ámbitos discursivos complementarios: la pared de las salas de arte, que empezaban a albergar fotografía, y la página impresa de ciertas revistas y, especialmente, de los fanzines Rockocó, que el artista editó entre 1981 y 1985. Desde sus primeras fotografías de conciertos, en 1978, hasta mediados de los ochenta, Trillo exploró de manera sistemática las estéticas musicales —mod, rockers, punks, heavies— que poblaban las calles de Londres —ciudad que visitó en varias ocasiones entre 1980 y 1984— y Madrid.

Esta exposición pretende recontextualizar los primeros trabajos de Miguel Trillo en el marco de la historia de la fotografía reciente y en su relación con las subculturas de los ochenta. Miguel Trillo (Jimena de la Frontera, Cádiz, 1953) ha documentado la evolución de las estéticas subculturales desde finales de los años setenta, fecha en la que comenzó a retratar a jóvenes en conciertos, fiestas y discotecas, hasta nuestros días. Su obra presenta un retrato colectivo de una sociedad en proceso de transformación. Sus fotografías han sido incluidas en las publicaciones españolas más innovadoras del último cuarto de siglo y expuestas en importantes museos y centros nacionales e internacionales como el Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla, la Sala Canal de Isabel II de Madrid, el MACBA de Barcelona, el Metropolitan Museum of Photography de Tokio y el Carroussel du Louvre de París. El Museo Reina Sofía ha incluido su fanzine Rockocó y fotos de principios de los ochenta en la Colección 3: De la revuelta a la posmodernidad (1962-1982), y el CA2M cuenta con treinta y cinco de sus obras en su colección.

© Miguel Trillo. Londres, Great Gear Market (Fotocopias)

© Miguel Trillo. Londres, Leicester Square (Fotocopias)

© Miguel Trillo. Londres, King's Road (Fotocopias)

Con motivo de la exposición, se publicará un catálogo con textos de Juan Albarrán, José Manuel Costa, Olga Fernández López, Sara Fernández Miguélez, Amparo Lasén y Miguel Trillo, diseñado por Carlos T Mori.

© Allan Kaprow. Confort Zones

"Comfort Zones" es el nombre del happening que Allan Kaprow realizó en junio de 1975, hace exactamente 42 años, en la Galería Vandrés de Madrid. El acto consistió en ocho protocolos para parejas, mostrados en un momento en el que la expresión de la intimidad todavía permanecía coartada por un régimen autoritario.

La muestra que presenta el CA2M y que podrá visitarse hasta el 15 de Octubre, rescata este capítulo fundamental de la historia de las galerías madrileñas, que contribuyó a la normalización de la innovación en el campo del arte contemporáneo. La exposición reconstruye, a partir de esta anécdota aparentemente menor, la historia del riesgo y la sincronización internacional del mercado del arte español, en un tiempo sociopolítico convulso marcado por el ocaso del régimen franquista.

 © Allan Kaprow. Confort Zones

En Madrid, la Galería Vandrés −dirigida por Fernando Vijande, Gloria Kirby y Marisa Torrente− era uno de los lugares de encuentro de artistas, poetas, músicos, coleccionistas y empresarios del momento. Otras galerías de arte como Buades, Egam, Edurne y Sen, a las que habían inspirado las más veteranas Juana Mordó, Biosca y Theo, jugaron en los años setenta y luego en los ochenta, un papel fundamental a la hora de abrir la cultura a nuevas disciplinas y formatos. Era una década de experimentación y las tendencias creativas pasaban por una reformulación en sus conceptos. Pero la Galería Vandrés destacaba por su capacidad de generar atención: en 1973, la policía había clausurado en esta sala la exposición homenaje a Picasso La Paloma, en la que Alfredo Alcaín exponía un maniquí desnudo; la muestra se volvió a abrir a los pocos días, después de que al maniquí se le pusieran unas bragas.

Fernando Vijande −primero desde Vandrés y luego desde su galería homónima, donde organizaría la mítica exposición de Andy Warhol en 1983− asumió la interdisciplinariedad característica de esos años con un perfil internacional. En España, las disciplinas performativas se fraguaron alrededor del grupo ZAJ y de artistas vinculados al Centro de Cálculo, como Yturralde o Alexanco. En esa tradición incipiente, Vijande organizó en Vandrés performances de Charlotte Moorman o Michael Buthe, junto con muestras de sus artistas nacionales.

  © Allan Kaprow. Confort Zones

En 1975, Vijande invitó a Allan Kaprow a desarrollar un happening para la galería. De esa propuesta nace Comfort Zones, que se realizó los días 10 y 11 del mes de junio. El título alude a las burbujas espaciales e invisibles que creamos inconscientemente alrededor de nuestro cuerpo en relación a los otros, y a la posición que este establece a la hora de delimitar las fronteras de nuestras zonas de confort.

Aunque fueron siete parejas las que interpretaron el happening, la película Comfort Zones, transferida a formato digital, solo retrata la actividad llevada a cabo por dos performers: los componentes del grupo Body, Mario Costas y Esther Llorden, un colectivo de performance habitual de la Galería Vandrés, en el que también participaba como miembro activo el hoy comisario y crítico de arte contemporáneo Mariano Navarro, que en esa ocasión actuó como asistente de cámara del fotógrafo que filmó la película, David Seaton, pintor y también colaborador habitual de la galería.

En Comfort Zones los factores temporal y espacial jugaban un papel determinante en la acción: la palabra clave now (ahora), pronunciada alternativamente por cada uno de los miembros de la pareja en distintas situaciones y escenarios, establecía el momento donde cada uno alcanzaba esa zona de confort.

   © Allan Kaprow. Confort Zones


El material de archivo de la época articula la exposición que ahora podemos ver en el CA2M: algunas proyecciones y audios, los activity booklets (cuadernos de actividad) reunidos en aquella muestra y la maqueta original e inédita del cuaderno que acompañó a Comfort Zones, con las indicaciones del artista y sus fotografías originales –reeditado en facsímil para esta ocasión-.

A este material se añaden algunos activity booklets presentes en el archivo de la Galería Vandrés: libros de instrucciones con los que acompañaban sus happenings los performers, siempre en la idea que empieza a arraigar en los años setenta –con figuras como Joseph Beuys− de que el artista se disuelve en el público. Entre ellos: Rates of Exchange (Índices de intercambio), realizado en 1975 en Nueva York, que muestra otra cara del estudio de las relaciones de pareja, la del ámbito privado, a través de una conversación coreografiada por medio de un magnetófono; Match, que versa sobre el tiempo, en un juego de palabras entre los dos significados de su título en inglés: cerilla y pareja; Air Condition (1975), que tiene la particularidad de ser una de las pocas piezas de Kaprow concebida para un solo individuo (en su cuaderno de actividad puede leerse: «Tratar el cuerpo como el escenario de los fenómenos físicos es realmente un modo de percibirse a uno mismo»); o Routine, en la que observamos uno de los temas recurrentes en su obra: «…la gente se dedica a mirarse a sí misma en el espejo de los otros». También aquí hace una reflexión sobre el papel que juega la fotografía en su obra: «Las fotos no son un documento de la acción. La convierten en ficción. Fueron hechas y montadas para ilustrar un marco de movimientos sobre el que se puede basar una acción o conjunto de acciones». Es decir, son también instrucciones, lo que está muy ligado a su concepto de reinvención, término con el que designa las repeticiones de sus happenings.


  © Allan Kaprow. Confort Zones
 
La exposición se completa con un cuaderno de actividad posterior a la muestra, Maneuvers (1976) –donde hace un guiño a la pintura al citar a Baudelaire cuando escribe sobre su amigo Delacroix– y con un documento fundamental: Days Off. A Calendar of Happenings (Días libres. Un calendario de acontecimientos) de 1970; un calendario que documenta diferentes acciones realizadas sin motivo aparente, llevadas a cabo durante ese año, y en las que participan los amigos artistas y estudiantes de arte de Kaprow, como el luego actor, realizador y coleccionista de arte Dennis Hopper.

Todos estos materiales constituyen la base de trabajo para una serie de reinvenciones del happening que serán interpretadas en presente a lo largo del último mes de la muestra.

Para la realización de esta exposición se ha contado con la generosa colaboración del Archivo Vandrés, The Allan Kaprow Estate y la Galería Hauser & Wirth.

Se presentará una reedición en facsímil del cuaderno de actividad Comfort Zones, editado originalmente en 1975 con ocasión de la exposición original.