Imagen Portada

Imagen Portada

martes, 7 de febrero de 2017

LEWIS BALTZ

FUNDACIÓN MAPFRE
Sala Bárbara de Braganza
C/ Bárbara de Braganza, 13 MADRID
Del 9 de Febrero al 4 de Junio de 2017



De un modo monótono, lineal y plano la Fundación Mapfre nos muestra en las alrededor de 400 fotografías que componen la muestra, la obra de Lewis Baltz en su totalidad desde las primeras series en blanco y negro realizadas en  los años 60 y 70 como The Prototypes Works, hasta la exploración de nuevos lenguajes artísticos de los últimos años.

Lewis Baltz
Tract House no. 4, de la serie The Tract

Lewis Baltz
South East Corner, Semicoa, 333 Mc Cormick, Costa Mesa, de la serie The new Industrial

No se trata de un descuido o falta de interés, todo lo contrario, así es como el autor, que comenzó a realizar fotografías con apenas 12 años animado por William Current, su mentor, veía su propia obra. Baltz, que estudió en el San Francisco Art Institute y formó parte de los fotógrafos que expusieron en la Gerorge Eastman House, Rochester, NY, en 1975, bajo el título de New Topographics: Photographs os a Man-Altered Landscape, junto a Robert Adams, Bernd y Hilla Becher, Frank Gohlke, Nicholas Nixon o Stephen Shore, aborrecía la idea, hasta ese momento presente en la cultura americana, del paisaje como algo idealizado que muestra la belleza de la propia naturaleza, sus bosques y parques naturales. Para él el paisaje se convierte en un territorio intervenido por el hombre, delimitado, excluyente y sobre todo ocupado. Es por eso que sus imágenes se vuelcan en el paisaje urbano, sobre todo el asociado a los suburbios que no dejaban de crecer en las ciudades estadounidenses y que en muchos casos acababan por truncarse, llegando a convertir lo que se había planificado como “sueño americano” en una auténtica pesadilla.

Lewis Baltz
Monterey, de la serie The Prototype Works

Lewis Baltz
Maryland no. 25, de la serie Maryland

Lewis Baltz
Looking Northeast from Masonic Hill, de la serie Park City

El montaje de la exposición se corresponde exactamente con la idea del autor, ya que él mismo, en sus trabajos realizados hasta finales de los ochenta, disponía sus fotografías en blanco y negro y en pequeño formato en cuadrículas meticulosamente ordenadas de un determinado modo según la serie. No es hasta 1989, cuando totalmente desilusionado abandona Estados Unidos y se instala en Francia,  que la obra de Baltz experimenta una transformación radical. A partir de ese momento Lewis Baltz pierde el interés por las imágenes de paisajes para centrarse en el paisaje de las imágenes: el desarraigado espacio postindustrial de la vigilancia, el espectáculo y la alienación. Realizados en color, sus nuevos trabajos, Generic Night Cities (1989-2000), Piazza Sigmund Freud (1989) o Rule without Exception (1988) nos muestran las ciudades de noche, prácticamente vacías, representadas en grandes tableros planos y multicolores que nos producen la sensación de ser circuitos eléctricos abiertos, una maquinaria de deseo y poder accionada por el motor de la explotación neoliberal y, por tanto, carente de perspectiva de futuro.

Lewis Baltz
Piazza Sigmund Freud, 1989



En otra faceta totalmente distinta, pero igualmente importante, dentro de la última etapa de Baltz podemos observar los trabajos The Daths in Newport (1988-1995) y End to End (2000), en los que Lewis Baltz actua como narrador de una recopilación de fotografías y documentos de archivo procedentes de periódicos, en el primer caso de la historia de un crimen cometido en los años 50 en una pequeña población del sur de California y en el segundo para describir la historia política y económica de Emilia-Romaña tras la Segunda Guerra Mundial.



La exposición se cierra con la última obra realizada por el artista: Venezia Marghera (2000-2013), un portfolio en el que Baltz tematizó la insoportable coexistencia de una ciudad altamente industrializada como Marghera, junto a la idealizada Venecia, que a su vez está siendo masificada y sobreexplotada por el turismo. De este modo el autor da un nuevo giro a su obra volviendo de algún modo a sus orígenes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada